Tiendas Online ¿por qué fracasan?

tienda online fracasa - Tiendas Online ¿por qué fracasan?

Tiendas Online ¿por qué fracasan?

Cada día vemos nuevos datos que confirman que el comercio electrónico se está convirtiendo en la vía para el éxito de muchos negocios. Con la expansión de Internet y la enorme penetración de los dispositivos móviles (80% en España), en 2013 las compras online alcanzaron la cifra de 1,2 trillones de dólares. La pérdida progresiva del miedo a comprar por Internet y la buena acogida que tienen las nuevas tecnologías entre los consumidores hacen que cada vez más personas se inicien en el mundo del online shopping lo que augura grandes expectativas de futuro para las empresas que quieran participar de esta cuota de mercado mediante tiendas online.

El sector del e-commerce en España no para de crecer y ya se sitúa en el cuarto puesto a nivel europeo, por delante de Suecia, Holanda o Italia.

Parece, pues, que está claro que el comercio electrónico es el futuro y que debemos actualizar nuestro negocio si queremos estar a la altura de las demandas de nuestros consumidores online. Pero ¡ojo! porque para tener éxito y rentabilizar un negocio online no basta con tener una página web y lanzarla sin más al inmenso océano de Internet. Al igual que en el mundo offline, cada día cierran miles de negocios en la red que han terminado siendo imposibles de sostener y cuyos propietarios se han visto obligados a cerrar a pesar de estar oyendo y leyendo constantemente sobre las grandes perspectivas de futuro y el crecimiento de las ventas en este sector. La mayoría de estos cierres podrían evitarse atendiendo a ciertos elementos de diseño, programación o atención en la propia plataforma de venta.

Veamos cuáles son los diez errores más comunes que hacen fracasar una tienda online:

1. Anteponer el diseño al proceso de compra. Los clientes no valoran tanto el diseño como una experiencia de compra rápida y sencilla. Analiza y optimiza al máximo el proceso y verás como aumenta de forma considerable tu ratio de conversión.

2. El objetivo de la Home es vender. La Home es el equivalente al escaparate de una tienda en la calle y en ambos casos su objetivo es vender. Por ese motivo el diseño y la estructura de contenido en esa página principal debe estar estudiada y enfocada a eso, a vender. Para ello utilizaremos imágenes de producto y mensajes claros, sencillos, con llamadas a la acción que inviten a la compra.

3. El diseño de una web no termina nunca. Cuando lanzamos una web lo hacemos con un diseño y una estructura estudiada y analizada, pero esto es sólo el principio. La página debe ir creciendo y adaptándose a los cambios necesarios según vayamos analizando los datos de las estadísticas, el feedback de los usuarios y otros elementos que iremos conociendo con el tiempo y que nos permitirán optimizar la tienda para mejorar las ventas.

4. Optimización por encima de los leads. Por más tráfico y visitas que consigamos sin una buena optimización que facilite la conversión nuestra web está abocada al fracaso. Así que si hay que decidir entre invertir en ppc u optimizar y mejorar nuestra web, está claro cuál nos interesa ¿no?

5. El SEO no lo es todo. El posicionamiento orgánico aportará una base importante de visitas pero no podemos confiárselo todo a él y esperar a que lleguen las ventas. Hay que buscar la estrategia que mejor nos funcione teniendo en cuenta soluciones de pago u otras acciones que generen tráfico a través de otros canales.

6. La importancia del contenido. No sólo tenemos que exponer nuestros productos, hay que vendérselos a los clientes. Un texto claro, descriptivo, escrito con calidad e ingenio puede marcar la diferencia entre una venta y la pérdida de un cliente.

7. Utiliza los datos. Puedes tener una enorme base de datos de emails de clientes pero si no sabes cómo utilizarla no tienes nada. Saber manejar la información, segmentarla e interpretarla es fundamental para poder planificar y ejecutar acciones de marketing eficaces que consigan ventas.

8. Clics. Menos es más. El principal motivo de abandono de un carrito es, junto con los gastos de envío, un proceso de compra con muchos pasos que requiera muchos clics e información del usuario. Si revisas tu proceso seguro que encuentras muchos campos irrelevantes que están entorpeciendo la conversión. Estúdialos y deja únicamente aquellos que son imprescindibles para llevar a cabo la venta.

9. Piensa en el mañana. Los clientes de hoy son importantes, pero también lo son los que pueden comprar mañana. De todos es sabido que es más fácil que un cliente vuelva a comprar que conseguir uno nuevo así que invierte recursos en retener y fidelizar a los clientes para que sigan comprando en tu site.

10. Presupuesto de Marketing. Tanto en las etapas iniciales de la puesta en marcha de un negocio como en las posteriores, incluso cuando tu tienda ya es conocida y tiene clientes fieles, la inversión en marketing es fundamental. Ten en cuenta siempre una partida económica para SEO, SEM, Redes Sociales, CRM y otras acciones porque de ella dependerá parte del éxito de tu proyecto.

El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo.
Antoine de Saint Exupery

Como hemos visto son muchos los factores que pueden afectar a un negocio online, por ello es imprescindible contar con una estrategia estudiada y no dejarlo todo a la improvisación.

Cuenta con expertos que te ayuden a conseguir tus objetivos o conviértete en uno.